7/12/2007

y seguimos con hume

El celibato, el ayuno, la penitencia, la mortificación, la abnegación, la humildad, el silencio y toda la serie de virtudes monásticas, ¿por qué razón son todas ellas rechazadas por los hombres de buen sentido sino porque no sirven para nada: ni aumentan la fortuna del hombre en el mundo, ni hacen de él un miembro más valioso de la sociedad, ni lo hacen capaz para el entretenimiento de las reuniones sociales, ni aumentan el poder del regocijo consigo mismo? Observamos, por el contrario, que impiden todos estos defectos deseables fines, atontan el entendimiento, endurecen el corazón, oscurecen la fantasía y agrian el temperamento. Por tanto, podemos justamente pasarlos a la columna opuesta y colocarlos en la lista de los vicios, ya que ninguna superstición en el mundo tiene fuerza suficiente como para pervertir por completo estos sentimientos naturales. Un triste y atolondrado fantático puede ocupar una fecha del calendario después de su muerte, pero difícilmente será admitido, en vida, en la sociedad y en amistades íntimas, salvo por aquellos que son tan delirantes y funestos como él.

David Hume, Investigación sobre la moral (1752)

5 comentarios:

Srta. Leal dijo...

Andas muy moralino.

sr oportuno dijo...

Al caño Hume y todos los teóricos, ¿no me dirás que necesitas una justificación para agarrar la jarra en dosis regulares y periódicas?

Pero bueno, mejor sí hazle caso. Él también se opone a la mortificación de la carne, ¿lo ves?

Diana dijo...

Bueno, los monjes no suelen ganar concursos de popularidad, y a eso parece apuntar tu cita de Hume...

¿Crees que si se lo muestras a Nati le haga un lugar al tema en el Förum de las Culturas? En Ciudad Conocimiento, tierra de carne asada y reventón de jueves a domingo, creo que sería más que bienvenido.

Sr. Sagaz dijo...

1. Es la edad.

2. La verdad sí, andaba bien angustiado porque no tenía una justificación racional para mis acciones :P Y no, no vuelvo a mortificar mis carnes. Suficiente mood medieval para mí.

3. Se me hace que sí. Él, Sade, y Wilde (con que se diera una vueltecita a los locales de Colón quedaría encantado) se hubieran sentido muy a gusto en la Sultana del Norte.

Anónimo dijo...

hahahahahahaha, ese Dave, (porque con esas opiniones, ya es camarada) está bien "en la razón"

y ud dele, que a todos nos da el telele de buscar una razón a la loquera ..

besillos, y ahorita me chuto su otro post, ;) al saborear une verre de "Château de la Croix"

cuídese, please ..

p. s. me acaban de cotorrear, que osoooooo, (ay sí, como que me importara tanto) que un amigo de un amigo del menoresfuerzo se asustó conmigo cuando andaba en el DF, en una mezcalería, y que yo ya no articulaba ..... zhiale, me da medio cruda moral, pero pos nimaix, "así es el abarrote de la bipolaridad"

más besillos

lpbb - pmg - sp