5/25/2019

caterina barbieri

La música contemporánea se tomó mucho tiempo para ver al sintetizador modular como una tradición y formato a explotar, y ya no a rescatar, descubrir, mostrar en el museo como el futuro que no fue, citar como rareza simpática o como vicio de ociosos. Que alguien pudiera estudiar música y un día acercarse al modular igual que si fuera una Fender o un Steinway. Eso fue lo que hizo Caterina Barbieri.

5/13/2019

una selección de synthpop

He usado Mixcloud principalmente para escuchar podcasts y sesiones de DJ, pero el año pasado por primera vez subí una selección de canciones. Algunas, como las de Ruth y Stereo, son de las más usadas en las sesiones de synthpop. Otras, como las de Apeiron y Virginia Astley, no encajan del todo en el género pero me pareció que tenían lugar aquí.

5/08/2019

cuando las apariciones se equivocan de libro

Recuerdo muchas historias de terror por las ideas que guardan y los lugares que describen, pero no porque me hayan hecho sentir terror. Esto sí ha ocurrido con "Después" de Edith Wharton, y con varios cuentos de Machen, pero por lo general no ocurre. Creo que la historia que más me ha hecho sentir miedo era cuando mi madre contaba de una luz cegadora que aparecía en la casa de mi bisabuela. Habría que añadir que de niño yo sabía que la bisabuela se quitaba el pelo y los dientes antes de dormir y eso me predisponía a creer cualquier cosa fantástica sobre su casa.

3/18/2019

saltando la cuerda

Viendo "Top 10 Most Viewed Music Videos Each Year" en YouTube se nota un gran cambio de 2010 al año pasado. En 2010 todavía se colaban en la lista muchas baladas, rock de estadios y angry dudes. Hay dos de Eminem en 2010 y ya sonaban fuera de sitio. Conforme avanza la década van llegando coreanos, colombianos, puertorriqueños y mexicanos. También va desapareciendo el fraseo de batito enojado y llega el de nursery rhyme, el que podría repetirse saltando la cuerda.

3/05/2019

en el mundo de guermantes

En El mundo de Guermantes las prioridades de los personajes son tener buenos asientos en el teatro e invitar a las personas adecuadas a cada reunión. Por eso en principio parece raro que hablen tanto del Caso Dreyfus. Siguen el caso como una ocasión más para mostrarse a sí mismos. Mostrarse con atributos que los hagan interesantes cuando ya tienen los demás atributos considerados interesantes. Hablan como otros juegan cartas sin poner atención en el juego y sin apostar, más interesados en ver los rostros de los otros jugadores y mostrar el propio.