4/18/2007

ludovica (1997 - 2007)

Monterrey, 17 de abril de 2007. Falleció Ludovica, el orgullo del criadero de gatos de la familia Tinajero Santiago y el único félido del noreste que ejerció la crítica cinematográfica y la interpretación músical (fungía como instrumento, en el Concierto para gato pillador, alarma de VW y timbales, "Variaciones sobre un tema de Sonic Youth", Op. 17). Se le recuerda asimismo por sus enseñanzas morales, demostradas en la práctica y no mediante proverbios. Le sobreviven un puñado de michitos, sus amos, su amita y un montón de raza que alguna vez la bañó, cargó, acarició o besó. Sus restos reposan junto a un rosal, en el jardín del Sr. Magnánimo.

3 comentarios:

sr. magnánimo dijo...

Alcanzó a tomarse fotos con la Hurona. No tengo ninguna aquí, pero próximamente subiré alguna.

Srta. Leal dijo...

Ay, estos obituarios de animales me ponen triste. Snif, snif =(

sr oportuno dijo...

¡Y vaya michitos que tuvo! Urganda (la blanquita que se llevó Yasmín y que de tan bonita se la robaron), Camila (la niña que adopté y con la que te tomaste algunas fotos que todavía presumes), Constanza (rebautizada Sabina por mis vecinos niños y madre de numerosa prole), Tirante el Gato (también robado), Oberón (algo así como Demóstenes el de Don Gato, adoptado por ti), Popota (el gatote negro que también adoptaste, apodado por sus méritos Verdugo de Smith), Lilith (también adoptada por mí, y luego muerta por perros), Borges y Bioy (gemelos idénticos), Marintia, Gundemaro, Lady Macbeth, Szymborska, Saramago, Gibson (cazador de conejos, el blanco mechudo de negro con el que dormía hechos un ovillo y parecían el símbolo del ying y el yang), Stanislaw (dado en regalo a un veterinario que me preguntó: ¿cuál es el más cabrón?, y tuve que señalarle al gatito pinto que en ese momento pasaba brincando y rasguñando a sus hermanos), Hemingway (el primer gato punketo que tuvo), Athos, Porthos y Aramís (siempre tan unidos, de ahí los nombres), las gatitas abandonadas Genoveva y Tristana, a quienes adoptó (a la primera incluso la amamantó), y etcétera, etcétera, etcétera.