5/03/2007

bob dylan - things have changed

Lo primero que pensó el Sr. Sagaz fue "pues Xalapa es un cachito de cielo en la tierra, pero su radio nomás no". Luego se daría cuenta de que fue la radio del todo el país la que por esas fechas "nomás no" (y hasta ahora nomás no). Siempre hemos tenido un basural en la radio, pero en esos años se disparó el número de anuncios y se redujo monstruosamente la variedad de música al aire. Para el momento en que el Sagaz entraba a la capital de Veracruz Llave, el único programa con un perfil definido en la radio xalapeña, distinto a las emisiones de todo el día, era Putumayo Global Radio, una hora patrocinada por un distribuidor local de ese sello de world music descafeinada. Es decir, no había un carajo.

No hay que malinterpretar. En Xalapa había mucha música que escuchar, simplemente no estaba en la radio. Aunque no había ningún Mix Up o Tower Records a la vista, gracias a algún agujero de gusano en la ley de la oferta y la demanda en Mega (Aurrera) y Chedrahui podías encontrar cosas de Stereolab o Human Drama, y de sus bazares sacó nuestro regiomontano expatriado discos de Philip Glass y Dead Can Dance. Además, hablamos del momento de auge de Napster, ya con Audiogalaxy pisándole los talones. Música había y también había noches cargadas de niebla para tirarse panza arriba a escucharla. Pero el capricho era seguir haciendo antologías grabadas de la radio.

Así que aprovechando que trabajaba de noche (en la terminal del ADO Coatepec, no piensen mal), este tipo se puso a rastrear las transmisiones de madrugada, intentando grabar al menos una hora rescatable. Cada noche iba bajando sus estándares, hasta que alcanzo a llenar el caset. Lo único que realmente le gustó de esa grabación fue una de Bob Dylan que al parecer se llamaba "Things Have Changed". Como no revisó su procedencia, se hizo la ilusión de venía en uno de sus discos antiguos, sonaba realmente bien. El maistro Dylan todo desencantado: no se levanten caballeros, sólo estoy de paso; la gente está loca, los tiempos están raros, antes me importaba, pero ya valió.

Y pues el Sagaz andaba perdiendo pie, así que le encantó. Como un año después le llegó la noticia: la canción tenía un origen y destino nada elegantes. Era la grabación más reciente de Dylan, la había hecho para una banda sonora... y estaba nominada al Oscar. Eventualmente lo ganó (el tipo ni se acercó a California, dio las gracias desde Australia), pasando por encima de Plucky Gudmundsdóttir (que lo había visto todo).

Pensar que tienes una canción favorita de Dylan y descubrir que se hizo por encargo y con éxito masivo. El caso es que sigue siendo de sus favoritas. Y sí, a partir de esos días las cosas cambiaron mucho.

2 comentarios:

Héctor dijo...

Esa rola sale en “Wonder Boys”, con el Tobi Spidey y la Holmes de Cursi –por el Tom-. Lo que son las cosas, esa movie la vi cuando todavía estaba engentado por la mona ex católica convertida a la cientologia, aunque también por el rehabilitado Downey Jr.

Con Dylan, al igual que con los Beatles me pasa algo muy extraño, a veces terminan gustándome más los covers que les hacen, que las versiones originales. Por ejemplo: me encanta Across the Universe con los Fab Four, pero con la Sra. Wainwright y con la F Apple., tiene un no se que, que hacen que la prefiera sobre la original. Y en el caso de Dylan, bueno se puede considerar también como “original”, pero prefiero la versión de “All along the watchtower” de Jimi Liendres, que la de Zimmerman, o “Don´t think twice” con MIKE NESS y ese sabor rockabilly country que le da, a la pasiva canción original.

Yo tengo años sin escuchar radio conscientemente, es decir, me trepo al proletario o a las camionetas del trabajo, y es bastante común que tengan sintonizado alguna estación cumbianchera. Y entre cumbias, música de banda, villeras –giac-, paseos vallenatos y locutores albureros o haciéndola de jotitas, es como me paso los recorridos por Ciudad Conocimiento.

Los que si me sacan un pedo son los papas de Grenouille, siempre que ando por Saltiranch, ponen una estación de la Narrobuirte –la UAAAN- que hace las delicias en material cultural de la raza de allá. La mera neta yo no soporto las estaciones de ese corte por aquí, tienen una tendencia muy solemne y eso definitivamente no es para mí.

Cuando todavía le entraba con gusto al asunto de las ondas herzianas, era cuando “Distorsion” en la D99 estaba chido, ahora ya me aburre y ya no ponen cosas tan sabrosas que te empujan a embrutecerte con alcohol. Y lo ultimo rescatable que recuerdo es cuando Big Javí –dueño del Stomper- y su esposa tenían “la Pastilla Urbana”, el programa era de onda punketona, pero estaba con madre cuando ponían cosas oi, dub o rocksteady.

Creo que los que no se quejan mucho en ese asunto son los chilangos, con eso de que sus estaciones siguen las tendencias actuales, y algunos de sus locutores descubren con regularidad a la “the next big thing”.

En fin cuestión de gustos y disgustos.

Nicolás dijo...

Se me hace que Downey nunca se ha rehabilitado del todo, filma en los descansos que le dan en el Betty Ford.

De acuerdo en lo de Dylan con "Death is not the End", en las Murder Ballads. Y Narrobuitre me suena a nombre de antidepresivo de venta muy controlada.