9/01/2004

beautiful sadeness: la historia de cranes


1. No es casual que Alison Shaw sea admiradora de Tom Waits. Quizá vea en el genio del piano alcohólico un caso parecido al suyo. Ninguno de los dos es capaz de alcanzar registros vocales impresionantes, tampoco puede decirse que sus voces sean bellas en un sentido convencional, pero de algo pueden estar seguros: nadie en este planeta suena parecido a ellos, y tratar de imitarlos supondría un suicidio profesional para cualquiera.

La voz de Alison ha sido descrita como la de un fantasma infantil encerrado en el ático, la de una niña poseída o, más mundanamente, como Vanessa Paradis grabando para 4AD. A la peculiaridad de su voz se agregaba, en los inicios de su carrera, una pronunciación tan indescifrable como la de la primera Elizabeth Fraser. Durante varios años los sitios web de sus fans interpretaron la letra de "Starblood" como "earth kiss, hear my prayer, my farewell", donde la canción decía simplemente "I'll kiss you with my starblood", como se supo al publicarse el cancionero 'Til the Stars Shine (1998). Contar con esta voz como sello distintivo de Cranes puede crear la ilusión de que el grupo ha tenido una obra uniforme, cuando en realidad ha sufrido drásticos cambios de estilo con el paso de los años.

2. Cranes es básicamente la creación de Jim y Alison Shaw, hermanos nativos de Portsmouth, Inglaterra, que pasaron la adolescencia escuchando a Joy Division, The Birthday Party, Einstürzende Neubauten y The Young Gods. A mediados de los ochenta, al regresar Alison del internado descubrió que su hermano había aprendido a tocar la guitarra y la batería, y que ambos tenían un serio interés en producir música propia. Ella aprendió a tocar el bajo y desarrolló un estilo vocal propio (si bien hasta la fecha se le dificulta cantar y tocar al mismo tiempo) y en 1986 editaron un casete titulado Fuse(Bite Back), ya con el nombre de Cranes, que hace referencia a la multitud de grúas que erizaban el horizonte de Portsmouth en esa década.

Self-Non-Self(Bite Back, 1989) fue su primer disco. Aunque la mayoría de sus seguidores coinciden en que es lo más oscuro que han grabado, lo cierto es que los Shaw todavía no eran grandes escritores de canciones y nada en él hacía suponer que dos años más tarde grabarían un gran álbum. La instrumental "One From the Slum" recuerda la banda sonora de una película de acción serie b, y tracks como "Heaven or Bliss" y "Beach Mover" confunden la introspección con el autismo. Lo mejor de este mini LP es la rítmica "Focus Breathe", todavía bajo la influencia del goth rock de los ochenta. Uno de los primeros en intuir las posibilidades del grupo fue John Peel, el legendario conductor de Radio 1, que los invitó a grabar una sesión en sus estudios el 9 de julio de 1989. A diferencia de The Cure y Siouxsie, los Shaw jamás han editado como disco esta Peel Session. Luego de Self-Non-Self, ya con los guitarristas Mark Francombe y Matt Cope como parte del grupo y Jim refugiado tras la batería, Cranes firmó contrato con el sello Dedicated y grabaron tres EPs (Inescapable, Espero y Adoration) en lo que preparaban su primer disco de larga duración.

3. En Wings of Joy (Dedicated, 1991), el eco y los acordes ominosos de Self-Non-Self son reemplazados por piezas melódicas y envolventes, en las que tiene una mayor participación el piano. Es difícil escoger una favorita en este disco, pero podemos mencionar que incluye uno de sus clásicos, "Beautiful Sadness", y "Starblood", que rompe con el tono del resto del álbum pero es otro de los grandes logros del grupo: batería fúnebre y densas capas de distorsión épica que nunca han podido recrear en concierto. Fue este disco el que llamó la atención de Robert Smith y Simon Gallup, que tomaron a Cranes como acto abridor de la parte americana del Wish Tour, en el que Jim y Alison tuvieron su primer contacto con el público mexicano, abriendo el concierto de The Cure en Monterrey el 16 de junio de 1992. Desde entonces México ha sido una de sus plazas fuertes y han vuelto en casi todas sus giras de promoción.

Aunque siguen grabando buenos temas nunca han intentado recuperar el sonido de Wings of Joy. A partir de Forever (Dedicated, 1992) la dicción de Alison se tornó menos críptica y fue posible comprender los principios líricos y estéticos de Cranes: son la belleza y el gozo (presentes, recordados o deseados), y no la angustia ni la desesperación, los que generan el tono melancólico de canciones como "Cloudless" y "Rainbows". En contraste, "Jewel" y "Clear" suenan a éxito de college radio y, como "Starblood" en el disco anterior, ahora es "Adrift" la que posee una elevación épica que no aparece en las demás canciones. Ese mismo año Dedicated reeditó Self-Non-Self con dos tracks más que en la versión original.

4. Dos años más tarde llegó su disco más complaciente y de mayor impacto mediático (es un decir), Loved (Dedicated, 1994). Éste incluía remezclas de Flood (productor de Nine Inch Nails y Depeche Mode, entre otros) y el video de "Shining Road" llegó a tener cierta rotación en MTV. Además, "Rêverie" y "Lilies" son de las contadas canciones de su repertorio que consiguen que el público de sus conciertos cante a coro. Menos ordinarias son "In the Night" y "Paris and Rome", que recuperan algo de la dulce tristeza de sus mejores composiciones.

A Loved siguió otro disco menor, Population 4 (Dedicated, 1997). Matt Cope dejó el grupo luego de la gira de 1995, y desde entonces Jim se ocupó de la guitarra principal, dejando la batería a Manu Ros, quien permaneció en Cranes sólo durante la promoción de este material. También fue en este disco donde Jim se estrenó como cantante, con "Stalk". Population 4 es complaciente en un sentido diferente a Loved, pues es más suave, casi folk por momentos, como en "Tangled Up" y "Sweet Unknown", mientras que "Can't Get Free" y "Brazil" podrían haber sido firmadas por Tanya Donelly o Juliana Hatfield. El ritmo sube en "Fourteen" y "To Be", pero en general se trata de un disco sin destellos de genio. Considerando que la promoción del material y la organización de la gira no fueron los adecuados, Cranes rompió relaciones con Dedicated, pero antes de su salida el sello editó como disco doble su EP Collection (1997).

5. Esa ruptura significaría para Cranes un regreso al comienzo en todos los sentidos. Perdieron derechos sobre el material que habían grabado hasta ese momento y con ellos la posibilidad de reeditarlo, tampoco llegaron a un acuerdo satisfactorio con ningún otro sello. Los Shaw componían y grababan solos de nuevo, como en los primeros días del grupo, y además habían perdido interés por el estilo mostrado en Loved y Population 4.

La solución a sus problemas fue la creación de su propio sello, Dadaphonic, una espera de cuatro años y un nuevo estilo cargado hacia el pop etéreo, de inspiración cinemática y con algunos toques del sonido de Bristol. Su interés por las bandas sonoras no era novedad, después de todo ya habían compuesto una para el cortometraje Scarborough Ahoy! (1994) y grabado un disco de música incidental para Las moscas de Sartre, titulado La Tragédie d'Oreste et Électre (Dedicated, 1996).

Su primera referencia en Dadaphonic fue el álbum Future Songs (2001), acompañados por el baterista John Callender y el guitarrista Paul Smith. Se trata de un regreso a las canciones interesantes, ahora de temática sentimental y con atmósferas hipnóticas, como "Submarine" y "Future Song". También aparecen en ese disco un collage sonoro titulado "Eight" y un poco de pop acústico de buena factura. Repetirían este estilo en Particles and Waves (Dadaphonic, 2004), editado en Europa en mayo de este año y todavía pendiente de aparecer en América vía Instinct Records.

Nota: Particles and Waves no apareció en los EU sino hasta septiembre de 2005, en Manifesto Records, acompañado de un DVD con cuatro canciones, el primer registro oficial de Cranes en vivo.

Apareció en Sonitus Noctis No. 4 (Agosto 2004)

1 comentario:

Anónimo dijo...

También cabe mencionar que tienen un par de video clips oficiales grabados en tierras aztecas: Shining Road grabado en el norte de la república y Beautiful Friend filmado en pleno corazón de la Ciudad de México, en la Plaza Manuel Tolsa.


César