5/30/2010

dial m for adventure

Con mayo termina la cuenta regresiva en el sitio wemocks.com, sale M is Adventure, el nuevo álbum de The Mocks, continuación del EP M is Correct (2008), disco de synthpop que mereció los mejores comentarios lo mismo entre blogs especalizados que en la prensa tradicional. No hace mucho mencionamos aquí a The Mocks, en la entrada Música mexicana para descargar, pues todas sus grabaciones se distribuyen gratis en línea.

Lo primero que hay que decir es que este disco incluye dos grandes momentos, "Bare Minimum" y "Flaunt", y que ambos hablan de ilusiones generacionales y cierta feliz artificialidad que las acompaña. La primera es una declaración de derrota, del pequeño que soñaba con ser astronauta y termina en el área de atención a clientes. El segundo describe a una mega-estrella pop que bien podría ser un idoru de William Gibson, con pestañas postizas Shu Uemura y maquillaje metálico, de quien el público espera la mejor noche de sus vidas.

Como es de rigor en el buen pop, otras canciones son sobre relaciones sentimentales. Resulta significativo que tratan sobre el gozo de encontrar a alguien (Golden Ring, "Lush") o sobre la resistencia a dejarse hundir porque una relación ha terminado ("On My Own", "You Made Me Change"). De autocompasión aquí no hay nada. Mención especial en esta línea para "On My Own", en esa bendita tradición de "música triste que se puede bailar".

Porque en M is Adventure todo se puede bailar. Ritmo sintético, instinto melódico profesional y un registro emocional alto. Más que en el alud de synthpop con voz de chica que vivimos el año pasado, los encuentro influenciados por combos clásicos como Yazoo y OMD. Esta última referencia resulta obvia, dado que el grupo grabó un cover de Enola Gay en Rewind 2.

The Mocks son Ela y Blodo, quienes tienen su base de operaciones en Monterrey. En vivo se les unen Carreta y Coché para convertirse en una alineación de rock, con guitarra, bajo, batería y teclados. Esta transformación no es accidental, antes que entusiastas de un género, The Mocks son avezados songcrafters, hacen piezas que igual puedes silbar, tararear o poner en una fiesta. Ahora con mejor producción, estas canciones cumplen con la expectativa que había generado su primer EP.

2 comentarios:

DECIREVES dijo...

wow
esplendida reseña

Nicolás Díaz dijo...

Gracias :)