5/03/2005

lugosi

A propósito de Lugosi, este sábado tuvimos maratón de viejas películas de terror.

The Last Man on Earth (1964), con Vincent Price, es una aceptable adaptación de I Am Lengend, la novela de Richard Matheson sobre el último ser humano en un mundo de vampiros. Sabemos que tratándose de adaptaciones no se debe pedir una absoluta fidelidad al libro, y esta película no la busca, pero recrea la sensación de soledad y frustración del texto (publicado en español por Minotauro; está muy mona la edición en inglés de Orb Books). Además, cuenta con el encanto de la voz de Price. De Carnival of Souls (1962) ya han escrito muchos (la Jelinek entre ellos). Sólo mencionemos que está llena de arquetipos que siguen siendo caros al cine de terror , como el parque de diversiones abandonado, el único sobreviviente de un accidente, etc.

La que el mundo ha olvidado (y motivos no le faltan) es Invisible Ghost (1941). Es gótica en el mal sentido de la palabra, como El castillo de Otranto o las novelas de G. Wolffer. A Bela Lugosi lo abandonó su esposa, pero él sigue celebrando sus aniversarios frente a una silla vacía. Lo que no sabe es que su esposa no escapó, sino que vive escondida en el sótano de la casa, y ocasionalmente deambula por los pasillos. Cada vez que él la ve piensa que se trata de una aparición, enloquece y asesina a alguien, para después olvidarlo todo. La hija de ambos está enamorada de un hombre que es extorsionado por la sirvienta (tuvieron un amorío años atrás), y cuando este yerno en ciernes es asesinado llega su hermano gemelo (había que economizar en reparto) a ajustar cuentas. Jugando dije "nomás falta que el criado negro se crea rubio". Y en la siguiente escena el tipo dijo Do I look pale?. Las otras dos son clásicas, seguramente tendrán en sus vidas varias oportunidades de verlas. A Invisible Ghost no la dejen pasar, es muy divertida.

No hay comentarios.: