11/11/2004

sunscreen

Me quedé dormido poco después de medianoche.

Lo sé porque después del himno nacional programaron "Everybody is free (to Wear Sunscreen)", pero no recuerdo haber escuchado el final. No había vuelto a oírla desde sus días de gloria, cuando era pedida casi a diario en Nación Alternativa.

Ese texto comenzó a circular en internet en julio de 1997, presentado como una lectura de Kurt Vonnegut (Slaughterhouse Five, Breakfast of Champions) ante estudiantes del MIT. Poco después se descubrió que se trataba en realidad de una columna de Mary Schimich, del Chicago Tribune, pero ya para entonces el texto estaba desperdigado por toda la red.

(Se trata de un caso parecido al de "Instantes", el melcochoso poema equívocamente atribuido a Borges. Paradójicamente, una encuesta reveló que ése era el poema de Borges más recordado por sus compatriotas. Todavía se pueden encontrar sitios que lo ofrecen como auténtico)

Después de revelada la farsa, el abominable Baz Luhrman (antes de él parecía imposible que una película pudiera ser tan vistosa como aburrida) le puso voz, música e imágenes al texto (voz de instructor, imágenes de videos educativos de los sesenta) y la convirtió en un éxito de más de siete minutos de duración.

Una de las facultades de la duermevela es que suspende los prejuicios: anoche noté que, en medio de ese tufo a obviedad que desprende, el texto contiene algunos consejos que, si son tomados en serio, pueden aliviar un poco la angustia adolescente. Claro que nadie está menos dispuesto a tomar consejos que un adolescente. Y lo más seguro es que así deba ser.

No hay comentarios.: