9/01/2009

los platos y la serie z

Luego de verlos acumularse en el fregadero durante un mes, el Sr. Sagaz decidió que era hora de lavar los trastes. Como enjuagarlos le toma horrores, separó un par de horas por la noche para esta actividad. Cuando iba por el segundo plato llegó Velia diciendo "Viene Marcelino, va a filmar aquí en el edificio, abajo".

Marcelino es un Ed Wood de la localidad. Planea largometrajes con presupuestos ínfimos y actores que cobran poco o no cobran. La única que ha terminado era una policíaca donde Renán Moreno sale de macho y malote. Trata de varios clanes de piratas de películas que se enfrentan entre sí por el control de Monterrey (a un tipo lo matan con un DVD usado como shuriken) y fue filmada en el Mercado Juárez, el Parque Fundidora y varias azoteas del centro.

Lo siguiente que Velia dijo fue "necesitan que el edificio esté a oscuras" y apagó los focos. El Sagaz terminó de lavar trastes sin luz. Sentía que algunos platos tenían incrustaciones y formas de vida rudimentarias desarrollándose en su superficie. En la calle se oían las instrucciones para los actores (un chico con barba y greñas de utilería, una chica de vestido azul). En algún momento la protagonista les pidió prestado el baño para cambiarse.

-¿En esta no hay balazos? -preguntó el Sagaz (que no es tal).
-No, es de amor -explicó Velia- Lo que es peor: la escena romántica la van a grabar en mi cuarto.

No hay comentarios.: