11/09/2015

cuarteto para gato pisado, hipo, alarma de vw y estallamiento de vísceras bovinas

Era 1997. Valeria y yo hacíamos volantes de festivales ficticios y catálogos editoriales igualmente ficticios. Estas cosas aparecían firmadas por la asociación Murmujú A.C. Aquí "murmujú" aparece sin tilde por algún problema tipográfico, porque siempre ha llevado tilde. No puedo recordar si éste lo repartimos en un encuentro de estudiantes de filosofía en Puebla o en los pasillos de la UANL en San Nicolás de los Garza. De otros volantes recuerdo que la dirección de Murmujú estaba en la avenida Eugenio Garza Sade y que teníamos a la venta todo Star Wars de Georg Lukács.

La descripción que aparece en la parte superior derecha dice lo siguiente:
Murmujú es todo. Murmujú es los otros. Murmujú es el entrenador de las fuerzas básicas de los Tigres de la UANL (temporada 77-78) que gustaba de escupir al público. Murmujú es Kim Deal cocinando para el tercer batallón de artilleros bávaros. Murmujú es tus parientes muertos bailando danzón en el Kalinoba. Murmujú es la mamá de los pollitos.

11/05/2015

el bote con patas

Si hay algo que siempre haya deseado, más que hablar lenguas angélicas o poseer la ciencia de todas las cosas, más que la vida bienaventurada o un amor en cada puerto, si hay algo que quiera más que cualquiera de esas cosas es tener un bote con patas.

Si algún día me conceden este único deseo, le enseñaría a mi bote con patas a marchar con paso de ganso, después a trotar como percherón de desfile; luego le colocaría sensores térmicos, de esos que vienen en cajitas verdes, envueltos en burbujas de plástico para evitar que se rompan durante el trayecto desde la maquiladora que los ensambla en algún lugar de la frontera. Ya con los sensores térmicos en su sitio, sintonizaría mi bote con patas en la misma frecuencia que los receptores que llevo bajo la piel, para poder sentir los climas y caminos por los que se ande paseando el bote, en lugar de este triste ambiente desértico en el que habito.

Si lo piensan un poco descubrirán las virtudes de este método. Uno no puede usar un walkman y escuchar clase al mismo tiempo. Y ver una película mientras se conduce en hora pico tiene consecuencias funestas (si lo sabré yo, que ya tengo un brazo menos que el hombre promedio). En cambio, uno puede atender numerosas tareas y al mismo tiempo sentir con una piel trashumante que vaga muy lejos de nuestro cuerpo: ya podría buscarme el empleo más tedioso del mundo, que no lo sentiría, con mi pellejo dándose la buena vida en el malecón de algún puerto sin necesidad de que me aparte del escritorio.

Lo único malo de los botes con patas es que no entienden cuando se acaba el juego. Cuando esté medio metro bajo tierra (los sepultureros son cada vez más flojos), el bote, desde las antípodas, seguirá enviando señales a mi piel amarillenta y estriada. Las sensaciones estarán ahí, aunque ya no haya cabeza para reconocerlas y nombrarlas. Será como aquel cuento del cácaro que, en tiempos de guerra, seguía proyectando películas a una sala vacía para que el proyector no juntara moho por el desuso.

11/03/2015

decon/recon

Paula Temple hacía techno para consumo propio. Chris McCormack la conoció en un foro de internet y la convenció de publicar lo que hacía. Poco después John Peel y Jeff Mills tocaban esa música. Tan bueno fue el arranque que ella lo celebró dejando la carrera: los siguientes años los dedicó a proyectos comunitarios en Leeds. Fue echada, a traición, de la organización que había fundado y quiso saber si, diez años después, el mundo seguía interesado en el techno. El mundo le respondió que sí. En realidad el mundo ahora estaba interesado en todo y en cualquier cosa, siempre que supieras dónde y cómo presentarla.

Paula dejó Leeds por Berlín y creó su sello. Le preguntaron qué ideas tenía para este sello y ella dijo que A Cyborg Manifesto de Donna Haraway era importante en su ideario. Ese ensayo que examina a la humanidad usando al cyborg como mapa. Un cyborg que no teme existir "con identidades parciales y adoptando puntos de vista contradictorios". Eso dice el manifiesto de Haraway. "Damos prioridad a cuerpos e identidades hechas invisibles a pesar de su talento". Eso dice el manifiesto de Paula.

Ahora viaja con un supergrupo llamado Decon/Recon. Deconstruir y reconstruir. La alineación actual es la que grabó el EP Decon/Recon #1 (Noise Manifesto, 2015) y no se repetirá en próximas entregas. El término “supergrupo” lo estoy tomando de la tradición rockista, que no de la música electrónica. Llamamos así al grupo formado por músicos que ya eran conocidos con otras bandas. Pero Decon/Recon aspira a disolver la identidad de cada integrante. En esos tracks no debe quedar claro qué viene de cada parte. Más wikigrupo que supergrupo.

Reúnen sonidos en una carpeta. Cada uno toma de la carpeta y hace un track completo con eso. Los tracks no llevan autor individual, sólo se entiende que salieron de Decon/Recon. Ahí están, además de Paula, la británica Planningtorock, el sueco Olof Dreijer y la francesa rRoxymore. Es decir, hay dos que alguna vez colaboraron con The Knife y uno que formó parte de ese grupo. El EP es interesante pero no se compara con lo que consiguen en vivo.

Llenan una mesa larga con cacharrería digital. A ocho manos sueltan sonidos que los demás deben retomar, arropar y devolver para seguir el proceso. Ocurre al momento pero también es historia actualizada. Ya suena a lo que Sheffield aprendió del sonido de Düsseldorf. Ya suena a lo que Detroit aprendió de Sheffield. Ya suena a lo que Berlín aprendió de Detroit. De pronto rRoxymore trae algo más antiguo, de músicas de mediados del siglo XX. De pronto Planningtorock toma el micrófono y produce una voz andrógina del pop futuro. Se toma a tragos rápidos un destilado de décadas.

Esta gente está usando sus alias menos conocidos, para separar estas presentaciones de su trabajo previo. Los carteles de sus presentaciones en México hicieron, sin querer, mucho más por desdibujar su pasado. En los festivales Mutek y Cervantino se anunció una noche de electrónica alemana. Berlín es la base de operaciones, pero nadie del sello es originario de Alemania. Mucho más misterioso fue el cartel de la presentación en Monterrey. Sólo tenía los nombres de Paula Temple y el sello Noise Manifesto (y Lena Willikens, que canceló). Ni sus viejos alias, ni sus nuevos alias. Tampoco el nombre Decon/Recon. Así el Café Iguana de Monterrey tuvo su primer cartel que no decía por ningún lado el nombre del acto principal. Mira, tú: son las identidades parciales y contradictorias de Haraway.

9/23/2015

cosmic neighbourhood

Encontré esta música en el blog Found Objects. Ahí la describen como "música Moomin", o la banda sonora no de tu infancia real, sino de esa otra infancia que también tuviste. El sello Kit Records explica que esto lo hace Adam Higton en Bristol para acompañar sus ilustraciones de criaturas fantásticas. Si lo escuchas varias veces seguidas sí te crees que los músicos miden diez centímetros y llegaron montando golondrinas. Bandcamp / Deezer / Spotify

9/08/2015

24 millones de artículos académicos en acceso abierto

24,542,375 en este momento. Eso está disponible en la app CORE Mobile.

CORE (COnnecting REpositories) pretende reunir todos los repositorios académicos de acceso abierto. Para darnos una idea del crecimiento de estos repositorios, en enero de 2007 la OpenDOAR Database contaba 811 y actualmente tiene 2913.

También pueden usar CORE desde core.ac.uk y complementar lo que ahí encuentren con una busqueda en el Directory of Open Access Journals. Y para entender (o explicar) más sobre el acceso abierto, la introducción más sencilla es el libro de Peter Suber, ahora disponible en inglés y en español.

7/29/2015

el comedor y el robledo

Una anécdota de Stewart Brand en el quinto episodio de How Buildings Learn, pueden escucharla en el minuto 23 de ese video.

Mi amigo Gregory Bateson contaba una historia sobre las vigas del New College. Así la contaba. El New College fue fundado a fines del siglo XIV, y tenía, como otras escuelas de Oxford, un gran comedor con vigas de roble en la parte superior. Hace un siglo, un entomólogo examinó las vigas y descubrió que estaban llenas de escarabajos. Se lo contaron al consejo de la escuela, que quedó consternado: ¿dónde iban a encontrar vigas de ese tamaño? Un miembro del consejo sugirió buscar robles en los terrenos de la escuela, así que llamaron al guardabosques y le preguntaron si había robles. El guardabosques respondió: "verán, señores, ya esperaba que preguntaran eso". Descubrieron que al fundarse la escuela también se plantaron robledos para reemplazar las vigas del comedor cuando éstas estuvieran infestadas de escarabajos, porque todas las vigas terminan infestadas de escarabajos. Este plan había pasado de cada guardabosques a su sucesor durante quinientos años. "No cortes los robles, son para el comedor". Buena historia. Así se mantiene una cultura.

6/09/2015

utopía, a falta de madre

En el año 1830, cuando Enfantin era ya aceptado como el rector y jefe de la fraternidad saint-simoniana (de "la familia", como la llamaban por aquel entonces), recibió la visita de uno de sus miembros de nombre D'Eichthal. Éste, que acababa de venir de la catedral de Notre Dame, le contó a Enfantin que había tenido una iluminación y que sabía a ciencia cierta que "Jesús vive en Enfantin". Enfantin se dejó crecer la barba y, sin renunciar a las empresas canalizadoras de Saint Simon, parece que llegó a creerse la verdadera encarnación de Cristo. Enfantin reorganizó la "familia" saint-simoniana y creó una nueva religión cuyos más novelescos aspectos vuelven a revivir en la filosofía de Comte. Para los enfantinistas la nueva iglesia estaba organizada en forma bien simple: un padre —Enfantin mismo que ya se había diseñado un traje especial con las palabras Le Pére en el pecho— y una serie de apóstoles. Faltaba la madre. Enfantin se apresuró en buscarla sin llegar a encontrarla nunca... Pero si no lo encontró en la mujer, el principio femenino se le reveló en cambio en el Oriente. El canal de Suez, idea obsesiva de Enfantin, debía ser el símbolo de la unión entre el Oriente y el Occidente, ya que el Oriente, del cual Enfantin ignoraba todo, era sin duda el principio femenino que la tecnología ritual del Occidente mágico y masculino habría de fecundar. Enfantin no acabó mal. Acabó como miembro de la compañía de ferrocarriles Paris-Lyon-Méditerranée, entonces recién fundada.

Ramón Xirau, El péndulo y la espiral.

5/25/2015

las vacaciones de gojira

Viendo Godzilla (2014) pienso que podría verla decenas de veces, que me encanta, y también que a algunos personajes les sobra el nombre, o les sobran líneas, o su pasado, o que los personajes sobran del todo. Que quizá la humanidad entera está de sobra en la película.

Podrían ahorrarse el prólogo. De todos modos lo que pasó hace quince años lo cuentan tres veces. Primero lo ves. Luego lo discuten el señor Brody y su hijo. Luego se lo grita el señor Brody a la gente que lo quiere encerrar. Con lo pronto que muere el señor Brody y lo poco que sabemos de su hijo, bien podrían haber sido un solo personaje, promediando la edad de los dos actores. 

Como quitamos el prólogo ya no sale Juliette Binoche. Y lo que dicen y hacen Ken Watanabe y Sally Hawkins es intercambiable y fusionable. También hagamos que esos dos sean un solo personaje. Como el fleco de Hawkins es genial, no haremos promedio de Watanabe y Hawkins, se queda Hawkins. Y su fleco.

El soldado ya tiene un niño para salvar, el que se encuentra en el tren, y no tiene mucho qué decirle a su esposa. Así que el soldado ya no tiene hijo ni esposa. O quizá sí pero no vienen al caso así que no se ven. 

Lo mejor que hacen los soldados es tirarse de un avión mientras suena Ligeti. Tirarse de un avión mientras suena Ligeti es mejor que cualquier otra cosa que hagas con tu vida. Fuera de eso todo les sale mal a los soldados y luego tienen que deshacerlo. Así que sólo dejaremos soldados anónimos que se tiran de un avión y suena eso. 

O de plano quitarlos a todos. Despierta Godzilla y despiertan los MUTO y se van a San Francisco. Se la pasan en la playa, chupando radiación. De repente llega un humano a molestar (es Sally Hawkins, y su fleco) y lo espantan con un periódico. Dirige Lucrecia Martel. 

4/29/2015

linda perhacs y julia holter en vivo

En 2014 varios tercos sacaron a Linda Perhacs de un silencio de más de cuarenta años. Entre los tercos que la ayudaron a hacer el álbum The Soul of All Natural Things andaba Julia Holter, que siguió tocando ocasionalmente con Perhacs. Hace unos días grabaron un concierto en el Exploratorium de San Francisco, sumergidas en las proyecciones del Joshua Light Show. Las intervenciones de Perhacs son algo así:

Esta canción la usó B.I.G., digo el B.I.G.... digo, uno que... Notorious, él... y esta otra la usó Daft Punk y por eso sé que existe Daft Punk.

Además del gusto de ver a estas dos, estaba esperando que subieran el video porque las iba a entrevistar Geeta Dayal. No sé si eso se canceló o simplemente no lo van a subir a YouTube. Acá pueden ver a Geeta recordando a Conny Plank, y acá con una historia breve de la música electrónica.

2/23/2015

para la antología del traductor temerario

Hay que sacarse el sombrero ante Juan G. de Luaces (1906-1963) en su traducción de los Ensayos de Montaigne. Donde el original dice:
Moy qui m'en vay, resigneroy facilement à quelqu'un qui vinst, ce que j'apprens de prudence pour le commerce du monde. Moustarde apres disner.
Y la edición de Constantino Román y Salamero pone:
Yo que estoy con un pie en el estribo, resignaría fácilmente en alguno que viniera lo que aprendo de prudencia para el comercio del mundo, que no es ya sino mostaza después de la comida.
Y Charles Cotton traduce:
I, who am about to make my exit out of the world, would easily resign to any newcomer, who should desire it, all the prudence I am now acquiring in the world’s commerce; after meat, mustard.
De Luaces agarra un refrán de sus rumbos y escribe:
Con gusto descargaría yo, en alguien que me siguiese, la prudencia que he adquirido en las cosas del mundo, y que me ha venido a ser como la cebada al rabo del asno muerto.

1/29/2015

el papiro de ipuur, virgilio y montaigne

El papiro de Ipuur (o Ipuwer) es del siglo XIII a.C. y su contenido podría ser de medio milenio antes. Es un lamento por cómo el mundo está en su peor momento y todo está de cabeza. Un mundo en el que "los caminos están bloqueados y los senderos vigilados", y "quien debía reprimir los males es quien los comete" e incluso "un hombre puede ser asesinado en su terraza". Para rematar, "todos los rebaños de cabras tienen sus corazones llorando". La línea que encuentro más siniestra es:

Un hombre sale para arar con su escudo.

La imagen se quedó bien clavada. Vuelve a aparecer en Virgilio:

Armados trabajan la tierra. (En., VII, 748)

Citado por Montaigne en "De la vanidad"

A mí en particular me incumbe la urgencia, pues en mi vecindad nos veremos muy luego veteranos en una forma de Estado tan desbordada por el largo desenfreno de estas guerras civiles... que a la verdad, maravilla el que puedan mantenerse: Armados, se trabajaba la tierra; se vive de rapiñas, y todos se complacen en el bandidaje.

¿Alguien ha usado esa imagen recientemente? Poco cambia en ese sentido. Cada generación está segura de vivir el peor momento. Y, sin ir tan lejos, el año pasado había gente cuidando limoneros con escopetas.

1/28/2015

la feria del 93, los libros de kabanov y la precandidata

1. En 1993 la feria del libro de Monterrey tenía un stand, en la última fila, con libros de Era y Editorial Mir y también souvenirs de Europa del Este.

Había un pin que decía algo como "no cortes el árbol que te sostiene" y tenía grabado a un leñador cortando el árbol que lo sostenía. La frase estaba en ruso, debajo de cada pin había una tarjeta con la traducción al español. Recuerdo especialmente ese diseño porque en los años siguientes lo vi prendido en las mochilas y chamarras de estudiantes.

La etiqueta debajo del pin, el stand y lo demás lo había puesto Víctor Kabanov. En el directorio de expositores su apellido aparecía hispanizado como Cabanov o Cabanova.

Kabanov no vendía mucho (no volvió a tener stand en la feria) y pasaba el tiempo platicando con los visitantes. El hombre tenía mucho leído y mucho más entendido y vivido. De Europa oriental había ido a la Argentina de la dictadura y de ahí a México. Había terminado vendiendo libros en el norte del país y vivía en San Nicolás de los Garza (la dirección venía en sus tarjetas).


2. Me quedé con ganas de comprarle alguno de los de Monterroso que publicaba Era. Pocos años después, viendo un mapa del área metropolitana en la Capilla Alfonsina, descubrí que la dirección en la tarjeta quedaba relativamente cerca de Ciudad Universitaria. Me fui caminando a preguntar por los libros de Monterroso.

No era una librería, era la casa en la que vivían él y su mujer. Ahí tenían los libros y los que supieran podían llegar a comprar. Pasé la tarde mirujeando libros, preguntando por ellos y platicando con Kabanov. Me vio interesado en el Obras completas y otros cuentos así que antes de irme dijo que me lo llevara, así, gratis.


3. No había vuelto a pensar en esa tarde hasta el último mes, cuando aparecieron notas (1, 2, 3, 4) sobre la precandidata independiente Silvia Ordóñez. "La primera mujer en la historia de México que se lanza al ruedo electoral sin partido", dice Proceso. Por las notas me enteré que ella era la pareja de Kabanov y que él murió en 2012. Nunca pudo naturalizarse mexicano, ni siquiera después de doce años de trámites.

4. Un fragmento de la entrevista que le hizo Proceso a Silvia Ordóñez:
Al preguntarle por qué desde hace siete años se desempeña como intendente, trabajo para el que está sobre calificada, la residente del municipio conurbado de San Nicolás defiende su ocupación.
“Yo se la cambio: la sociedad ha desvalorizado todos los trabajos relacionados con la ocupación doméstica, llámese cocina, limpieza, incluso de enfermería... estoy enfocada a algo que socialmente ha sido desvalorizado por conveniencia".

1/08/2015

¿te gusta nuestro ermitaño? es artificial

A fines del siglo XVIII era lo más tener un ermitaño ornamental, pero se consideraba de mal gusto poner a un autómata de ermitaño. Tomado de Gordon Campbell, The Hermit in the Garden: From Imperial Rome to Ornamental Gnome.

Hubo diez ediciones de A Description of Hawkstone, in Shropshire, the Seat of Sir Richard Hill, Bart escrito por un tal T. Rodenhurst (probablemente un seudónimo de Sir Richard), desde la de 1783 (con diecinueve páginas) a la de 1811 (setenta páginas y ocho ilustraciones), y en 1790 Richard abrió el Hawkstone Inn para recibir visitantes.

En la segunda edición Rodenhurst describe al ermitaño ("un señor solitario") y también
...una cabaña bien diseñada, hogar veraniego del ermitaño. Tocas una campana para que te permita entrar. Normalmente el ermitaño está sentado frente a una mesa en la que reposa una calavera (símbolo de la mortalidad), un reloj de arena, un libro y unos espejuelos. Este padre venerable y descalzo, cuyo nombre es Francisco, si está despierto se levantará y se acercará a los visitantes. Aparenta unos noventa años de edad pero conserva todos sus sentidos de modo admirable. Es un conversador aceptable y amable, y si se lo piden declama estas líneas, que están inscritas en el interior de su habitación:

Lejos de la ajetreada vida
Lejos del mundo, de sus preocupaciones y luchas,
Prefiere morar en soledad
El ermitaño te invita a su celda
Te advierte de tentaciones revestidas en oro
Y sugiere te prepares a morir
El Padre Francisco continuó pareciendo "de noventa años" en las siguientes ediciones del libro. Nada se sabe de este Francisco salvo que tenía el secreto de la vida eterna y sólo trabajaba los veranos. De todos modos, hay alguna evidencia de que ocasionalmente el Padre Francisco era reemplazado por un ermitaño artificial. Sir Richard Colt Hoare, que heredó Stourhead en 1785, visitó Hawkstone el 28 de julio de 1801. Aprobó la figura "vestida de druida" en la caverna, pero no le complació tanto su encuentro con el ermitaño artificial, ni siquiera al verlo moverse y hablar. Describe una colina en la que hay
...una construcción que alberga la figura de un ermitaño que se mueve y habla. El rostro tiene una expresión natural, pero la figura es tiesa y mal manejada. Haría mejor efecto si la puerta se encontrara a un lado, no tan lejos. Así el paseante se encontraría a San Francisco por sorpresa, mientras que tocar la campana, y que la puerta se abra mostrando una habitación oscura, le resta naturalidad.
Parece que esta figura era un autómata, aunque no sabemos cómo se movía y hablaba. Los autómatas estaban muy de moda a fines del s. XVIII y evolucionaron mucho a partir del pato cagón de Jacques de Vaucanson (de 1739 y que se movía con un mecanismo de relojería), incluyendo los intentos de Wolfgang van Kempelen de producir voz artificial en los 1770s y 1780s.

Más al respecto en The Boston Globe: Garden hermit needed. Apply within (May 19, 2013).

1/04/2015

el cuidado de las manos

Llevaba más de un año sin algo de cartografía. En algún momento de los últimos días de diciembre me senté a ver la película Attenberg. Tenía mucho frío y luego muchas ganas de ir al baño y luego mucha flojera para levantarme e ir al baño. Cuando las ganas de ir al baño le ganaron al frío y la flojera, detuve la película. Al entrar al baño vi un bote de Glade y recordé el meme sobre cómo antes de los smartphones la gente en el baño leía la etiqueta del Glade. Al pensar eso tuve que tomar un envase para leer la etiqueta pero cuidé que no fuera la etiqueta de Glade. Tomé un frasco de algo llamado Seda Pure que pensé sólo era un producto para el cabello pero resultó que se ofrece como panacea. Esto dice la etiqueta:

1. Para el cabello: desenreda y separa puntas abiertas.
2. Para manos y pies: humecta y suaviza, sus aceites naturales y vitamina E protegen de la resequedad.
3. Piel y estrías: remueve las células muertas desvaneciendo estrías y manchas.

Dejé el baño, regresé frente a la pantalla y le di play a la película. Justo en ese momento la protagonista tomó una sábila, o alguna planta griega parecida a la sabila, la cortó, extrajo y envasó la baba de la planta y llevó la baba al hospital para suavizar las manos de su padre agonizante.