asistencia personalizada

La madre de una de las alumnas pasa todo el día en la escuela. Lee novelas en la biblioteca, la cafetería o, si hay buen clima, en el patio. Cuando intuye que alguien encuentra curioso verla por aquí todo el día explica sin titubear "mi hija tiene una discapacidad, estoy aquí para ayudarla". La muchacha camina con ayuda de un bastón y, efectivamente, necesita ayuda para mover su equipo de cocina y libros de un lugar a otro.

Considerando la natural aversión de los adolescentes a tener a sus padres cerca, esto podría parecer pesado, difícíl para la chica. Por otro lado, podríamos envidiar su condición. Mientras la mayoría estamos encerrados ocho o nueve horas frente a un escritorio, esta señora descansa, lee, hace amigos y ayuda a su hija. No estaría mejor en su casa viendo la horrenda programación matutina, tampoco tomando el cafecito de los martes con sus amigas. Y la hija tiene una puntual "asistencia en el camino", 24/7. Acabo de verlas juntas, y el bastón me pareció más una herramienta de cohesión que un impedimento o necesidad. Me quedo con una duda: tener que usar la expresión "una discapacidad", ¿le será fastidioso, tener que explicarnos con frijolitos a los legos? ¿Preferiría usar otra expresión menos "correcta"? ¿Le es indiferente?

cosas sorprendentes que suceden todo el tiempo

En nuestra doctrina de las Representaciones y Correspondencias trataremos de esas semejanzas simbólicas y típicas y de las cosas sorprendentes que suceden, no sólo en el cuerpo humano, sino en toda la naturaleza, y que corresponden tan exactamente a las cosas supremas y espirituales, que uno podría jurar que el mundo físico es un puro símbolo del mundo espiritual; de tal modo que si nos decidimos a expresar cualquier verdad natural en términos vocales físicos y definidos y a convertir únicamente esos términos en los términos espirituales correspondientes, obtendremos de ese modo una verdad espiritual... trataré en adelante de exponer gran número de ejemplos de tales correspondencias, juntamente con un vocabulario que contenga los términos de las cosas espirituales, así como los de las físicas, a los cuales han de sustituir.

Swedenborg, citado por Emerson en Hombres Representativos.


Como a Jaye Tyler, a Swedenborg le hablaban las cosas. Le hablaba todo, de hecho.

under the influence

En Contra la Originalidad (The Ecstasy of Influencie: A Plagiarism), el ensayo a favor del plagio (o sobre la irrelevancia de usar este término) conformado por una serie de plagios, Jonathan Lethem se apropia estas líneas de Emerson: "Lo viejo y lo nuevo son la trama y urdimbre de cada momento. No hay una hebra que no sea la trenza de estos dos hilos. Por necesidad, por inclinación, por deleite, todos citamos".

En Hombres Representativos encontré otras palabras de Emerson que quizá hubieran servido mejor a los propósitos de Lethem. "Todo libro es una cita y toda casa es una cita de todos los bosques y minas y canteras, y todo hombre es una cita de todos sus antepasados". Si encuentro tiempo, habrá que ampliar esto. También me trajo a la memoria aquello de "todo retrato es un autorretrato", que venía en una novela de Palahniuk. Reuniéndolos queda así: todo retrato es autorretrato, toda escritura es cita, todo hombre es todos los hombres. Del monismo al Copy Left y luego de regreso.

navegadores

Si estás usando Chrome, el navegador de Google, y pretendes entrar a Hotmail, MSN te avisa que estás usando un navegador muy ñero, que deberías cambiarlo por el Explorer o la Zorra de Fuego. Más bien me suena a que debo cancelar definitivamente mi cuenta de Hotmail.

hic sunt leones

Sobre las manchas blancas de los mapas antiguos se podía leer: "Hic sunt leones". Durante centenares de años esta información pasaba de un individuo a otro, de un experto a otro, hasta el día en que uno de ellos se encontraba ahí para preguntarse: ¿Y si no hubieran leones?" Partiendo así para verificarlo él mismo en el lugar. Los descubrimientos geográficos fueron hechos por gente que fue a buscar lo que figuraba en los mapas. Pero otros fueron hechos por gente que sospechaba que los mapas eran engañosos y partieron para convencerse de ello.

"Detalle", Mircea Eliade

mircea eliade, blogger

Estoy leyendo Fragmentarium, de Mircea Eliade (está en ediciones Trotta y, a la mitad del precio en Trotta, en Nueva Imagen). No son ensayos concienzudos, tampoco un diario personal, son entradas de sus cuadernos que se ocupan de temas pescados al paso, más para no olvidar que para buscarles solución o definición. Unas entradas contradicen a otras abiertamente; el autor reconoce que había algunas cosas que debería haber editado para presentarlas como libro, pero que más o menos le valió madres hacerlo. Viéndolo con las herramientas de ahora, se parece más a asomarse al blog de un escritor. No diario, no memorias, no borradores de ensayos, sino una nota que se siente terminada, completa, pero no con la extensión y detalle que acostumbraba Eliade.

No recuerdo quién hizo este comentario: ¿se imaginan el epistolario de Virginia Woolf, si ella hubiera utilizado e-mail?

you know lytton lol. luv u nessa!!! (:

pequeñas efemérides

No celebro mis cumpleaños, aunque sí me gusta tomarlos como referencia y conectarlos con otros hechos. Nací el día que Sandy Denny dio su último concierto, el que viene en el disco Gold Dust. Ahora me entero que The Trinity Session de Cowboy Junkies (también registrado en un solo día, de un tirón) se grabó en mi décimo cumpleaños.

cervezas de anuncio

Sobre la avenida Morones Prieto hay un panorámico de Carta Blanca que muestra tres cervezas heladas y estas palabras: "Con una de éstas conocí a mi suegro. Con la segunda se convirtió en Fernando". ¿Pues qué pasaría con la tercera cerveza?

el camino del samurai

En cada visita a la librería Gandhi me asomaba a la sección de Religiones para comprobar que conservaban copias del Código del Samurai (Bushido Shoshinshu) de Taira Shigesuke. No tengo un especial interés por el Japón feudal, la curiosidad venía de dos películas, Ghost Dog y Le Samouraï. De este libro sale el epígrafe de la película de Melville, los textos que aparecen en la de Jarmusch provinene de otra fuente, posterior, el Hagakure de Yamamoto Tsunetomo.

Cada vez que iba con la intención de comprar el Código del Samurai terminaba haciéndome de otros libros que me interesaban más, y así había pasado un par de años buscándo el Código y volviendo a casa sin él. El sábado pasado vi de nuevo Ghost Dog y Le Samouraï, al final decidí que ya era hora de conseguir el libro.

El asunto de los samurai siguió apreciendo ese fin de semana. En casa de Sally encontramos Grizzly Man. Cuando el protagonista del documental explica cómo acercarse a los osos (no podemos confiar en su método: él acabó devorado por uno de sus queridos plantígrados) habla de ser un "guerrero amable, un samurai". La otra compra del fin de semana fue La Princesa Mononoke (Miyazaki), que aunque ocurre en un mundo imaginario, tiene una organización propia del Japón medieval y, por supuesto, samurais.


P.D. Y ahora suben esto a Failblog: las katanas no son para los occidentales.