serás asimilado

La compañía que aspira a administrar toda la información del mundo (y otra que pretende administrar la seguridad de una ciudad) no parecen necesitar rodeos y eufemismos. Cuando una multitud de críticos acusaron a Google y Verizon de planear la división de internet en público y privado esto fue lo que respondió Richard Whitt, vocero de Google:

...esta propuesta permitiría a los proveedores de banda ancha ofrecer ciertos servicios especializados a sus clientes, servicios que no son parte de internet. Por ejemplo, podrían ofrecer un canal especializado en juegos, o un servicio de banca más seguro, o la posibilidad de monitorear la salud del hogar, siempre y cuando estos servicios estén separados del internet público. (12 de agosto de 2010)


Lo mismo de lo que estaban acusando a Google.

Según Global Rainmakers Inc. tienen un proyecto para convertir León (Guanajuato) en "la ciudad más segura del mundo", mediante un sistema de escaneo del iris. Cuando Fast Company preguntó a la compañía acerca de la posible resistencia de los ciudadanos a ser vigilados así, Jeff Carter respondió:

Cuando grandes masas de gente aceptan algo, quedarse fuera no ayuda. De hecho, quedarse fuera te marca más que simplemente ser parte del sistema. Creemos que todos lo aceptarán. (18 de agosto de 2010)


Sólo le faltó decir resistance is futile. Esta nota apareció además en Gizmondo y decenas de medios, pero no veo por ningún lado que las autoridades de León la confirmen. Los comentarios en páginas mexicanas dicen cosas como "Ay, sí. ¡Primero tapen los baches!"

el misterio de los estacionamientos de varios pisos

Escrito por JG Ballard en 1984, traducido por Pepe Rojo para un mini-book del Taller(e)Media tijuanense (ver texto completo).

Creo en el poder de la imaginación para rehacer el mundo, para liberar la verdad en nosotros, para detener la noche, para trascender la muerte, para encantar autopistas, para agraciarnos con los pájaros, para reclutar la confianza de los locos.

Creo en mis propias obsesiones, en la belleza del accidente automovilístico, en la paz del bosque sumergido, en las emociones que brinda la playa de vacaciones desierta, en la elegancia de los cementerios de automóviles, en el misterio de los estacionamientos de varios pisos, en la poesía de los hoteles abandonados.

Creo en las pistas de aterrizaje olvidadas en la isla Wake, apuntando a los Pacíficos de nuestras imaginaciones.