8/25/2009

te importará, pero te dará igual

Hace poco me pasaron esto de Chuck Klosterman, el original se titula "Culture Got You Down?". La traducción es de su servilleta.

¿Quieres ser feliz? Sospecho que sí. Bueno, este es el primer paso hacia la felicidad: no te encabrones porque gente que no son tú piensan que Paris Hilton es interesante y merece estar en la tele a diario; la fama de Paris Hilton no tiene relación alguna con tu vida (a menos que tú quieras que así sea). No te encabrones si no ponen a los Yeah Yeah Yeahs seguido en la radio; te puedes comprar el pinche disco y tocar "Maps" todo el pinche día (si eso es lo que quieres). No te encabrones porque la gente no votó igual que tú; sabías que esto es una democracía desde que aceptaste participar, así que también sabías que las cosas podían salir así. Básicamente, no te encabrones por el hecho de que lo que tú opinas sobre la cultura no sea una especie de consenso universal. Porque si lo haces, terminarás sintiéndote traicionado. Y será tu culpa. Te sentirás mal, y lo mereces.

Ahora bien, es bastante posible que no estés de acuerdo conmigo en esto. Si es así, ya sé cuál es tu argumento: piensas, Pero, soy idealista. Eso es lo que piensa la gente que quiere imponer sus valores sobre lo que los otros piensan; piensan que hay cierta aura romántica y respetable que aísla a los inflexibles, y su decepción con la cultura prueba tácitamente que están atrapados trágicamente a causa de su intelecto y su buen gusto. De algún modo, piensan que sentirse traicionados les da integridad. No es así. Si realmente tienes integridad -si realmente crees en tus ideales, y esos ideales dictan cómo participas en el mundo en general- nunca te sentirás traicionado por la cultura. Simplemente disfrutarás más la cultura. Quizá no te pongas a ver episodios de Everybody Loves Raymond, pero te parecerá interesante que cierta gente lo haga. No te convencerás de repente de que Amélie es una historia más emotiva que Friday Night Lights, pero no te sentiras agraviado si cada crítico de cine dice que así es. Te importará, pero te dará igual.

No estás equivocado, y tampoco lo está el resto del mundo. Pero necesitas aceptar que esas dos cosas no están realmente conectadas.

5 comentarios:

YOU ARE A GHOST dijo...

De hecho no puedes ver como una traición lo mismo que te hace diferente, es una benidición tener opciones y es una bendición haberlas tomado, la mesa esta puesta y las puertas abiertas, el reino de los cielos es del que quiere entrar, nadie está obligado, saludos!

arturin dijo...

De lujo. ¿Dónde consigo todo esto completo?

Soy Robot dijo...

Muy buen texto. Gracias por pasar el dato.

Heidi dijo...

¡Quiero más de ese libro!, ¿dónde podría conseguirlo?

Nicolás Díaz dijo...

El texto completo:

http://www.esquire.com/features/chuck-klostermans-america/ESQ0105-JAN_AMERICA_rev?click=main_sr

Y el resto de las columnas de Klosterman para Esquire:

http://www.esquire.com/search/fast_search?search_term=klosterman

Issa tiene libros de este cuate, pero creo los consiguió en una vuelta a Texas. Aquí está en Amazon:

http://www.amazon.com/Chuck-Klosterman-IV-Curious-Dangerous/dp/0743284887