8/20/2015

la ciudad ideal para la insurrección

El historiador Eric Hobsbawn especuló sobre "la ciudad ideal para el disturbio y la insurrección". Concluyó que debería ser "densamente habitada y de un área no muy grande. Básicamente, debe poder atravesarse a pie... En la ciudad ideal para la insurrección las autoridades —los ricos, la aristocracia, el gobierno o administración local— estará entonces entremezclada con la concentración central de pobres. Todas las ciudades de revolución son ciudades de estilo antiguo: sus piedras y su cemento están empapadas de significado, de historias, de recuerdos que hacen a la ciudad un teatro en el que cada acto hace eco del pasado y forma un futuro, y el poder es todavía visible en el corazón de las cosas. Son ciudades peatonales cuyos habitantes tienen confianza en sus movimientos, están familiarizados con la geografía esencial... Hobsbawm abordó la reforma de París por Haussmann al escribir: "la reconstrucción urbana tuvo un efecto, probablemente no intencional, en las posibles rebeliones, pues las nuevas y amplias avenidas dieron un espacio ideal para las protestas masivas y las procesiones de los movimientos populares. Entre más sistemáticas las rotondas y los bulevares, mejor aisladas quedaron las zonas habitacionales aledañas, y se hizo más fácil convertir esas asambleas en marchas rituales en lugar de preparativos para un disturbio.

Rebecca Solnit, Wanderlust: A History of Walking.

No hay comentarios.: