9/24/2008

asistencia personalizada

La madre de una de las alumnas pasa todo el día en la escuela. Lee novelas en la biblioteca, la cafetería o, si hay buen clima, en el patio. Cuando intuye que alguien encuentra curioso verla por aquí todo el día explica sin titubear "mi hija tiene una discapacidad, estoy aquí para ayudarla". La muchacha camina con ayuda de un bastón y, efectivamente, necesita ayuda para mover su equipo de cocina y libros de un lugar a otro.

Considerando la natural aversión de los adolescentes a tener a sus padres cerca, esto podría parecer pesado, difícíl para la chica. Por otro lado, podríamos envidiar su condición. Mientras la mayoría estamos encerrados ocho o nueve horas frente a un escritorio, esta señora descansa, lee, hace amigos y ayuda a su hija. No estaría mejor en su casa viendo la horrenda programación matutina, tampoco tomando el cafecito de los martes con sus amigas. Y la hija tiene una puntual "asistencia en el camino", 24/7. Acabo de verlas juntas, y el bastón me pareció más una herramienta de cohesión que un impedimento o necesidad. Me quedo con una duda: tener que usar la expresión "una discapacidad", ¿le será fastidioso, tener que explicarnos con frijolitos a los legos? ¿Preferiría usar otra expresión menos "correcta"? ¿Le es indiferente?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Si yo fuera la ñora esta, no daría esa explicación si sé que estoy aprovechándome de la escuela y si no quisiera causar impacto con mis palabras ante toda la gente sensible del lugar, que oso que mi madre estuviera ahí todo el tiempo.

Una de mis amigas en la prepa nunca ha podido caminar y hasta manejaba un coche, pero que chido que le pueda sacar utilidad.
(y le regalaban boletos en los conciertos por usar ruedas!!)

Filosofía "me sirve, no me sirve" y ya... anyway, que oso que tu mamá esté merodeando en tu escuela, y que lindo que tu mamá haga eso por ti, la mía me mandaría al carajo ja!

escena:
-mamá: ¿me pintas el cabello?
-mañana, estoy viendo Dr. House.

Quiero asistencia personalizada:(

Nicolás Díaz dijo...

Imagino que ambas piensan que el arreglo les sirve. De otro modo, sería pesadísimo. En todo caso, lo veo desde la perspectiva de la madre, a la chica no la conozco.

Todos queremos asistencia personalizada :)

Anónimo dijo...

pues yo digo que la ñora hace bien en usar el termino "una discapacidad". en lo personal a veces me agobia tanto intento de correccion politica en el lenguaje, asi del tipo: "mi hija tiene una capacidad diferente, y los y las maestros y maestras de esta escuela han sido muy comprensivos y comprensivas. y los y las alumnos y alumnas tambien". (y si a "correccion politica" vamos, se han preguntado porque cuando se mencionan ambos generos por aquello de la "equidad", casi siempre se menciona primero el masculino?). insisto en que se deberia de usar la "e" como solucion a esas mamadas de genero (sin albur), querides amigues. language is a virus from outer space sin duda.

ahora de que debe ser fastidioso que tu madre este full time en tu escuela eso que ni que. sobretodo en edad adolescente. pero bueno, viendolo por el lado amable, a la chica quiza le espere un buen futuro economico (aunque en estos dias tener una carrera tampoco es sinonimo de eso, pero en fin) y ya tendra oportunidad de tratar con un buen psicoanalista (de esos que cobran bien) cualquier spam en su disco duro relacionado con eso.

nick nick, chingo de tiempo sin verle!!! se le extraña!!

saludos!
la raya

Nicolás Díaz dijo...

Eso de "capacidades diferentes" es de lo peor. El Sr. Oportuno tiene un chiste al respecto, pero suena mejor en vivo.

Raya, no había visto que Ulalume dejó un comentario en The Nightporter, sobre el disco de Casino Shanghai :P

Saludos, Raya Raya!

Anónimo dijo...

qué tiene de malo decir:
"mi hija no puede caminar bien"
"mi hija trae bastón y esas mugres que cargan pesan chingos"
"ayudo a mi hija porque batalla para caminar"
Y así, es más entendible, todo lo demás, hasta "tiene una discapacidad" me parece dramático...lo de "capacidades diferentes o especiales, si se oye máaaas ogt, ...anyway, sigo queriendo asistencia personalizada. ¡Ya!