2/06/2007

of mice and men

Algunas cosas cambiaron en la barra del Gargas durante la ausencia del Sr. Sagaz. Alguien le voló el carrujo al esqueleto de barro que adorna un rincón, por lo que fue reemplazado por un Marlboro rojo. Además, el esqueleto ya no está solo: junto a él descansa un craneo de metal fundido, con vagas pretensiones artísticas.

-¿Y esa calaca?
-Es parte de la exposición -explicó Jorge-. Sé que no tiene chiste, nada de la exposición lo tiene, quesque viéndolas todas juntas ya se entiende el concepto.
-No pues sí. ¿Y qué hace aquí?
-Tuve que quitar dos piezas de ese cuarto. La calaca, porque estaba en un pedestal flojo y podía caerse. Y una con ratones muertos, así, ratones de verdad. Anoche tenían reunión aquí los de Greenpeace, y si nos ven con un montón de ratones muertos se van a parar de pestañas, qué arte ni qué nada. Así que guardé los ratones en la cocina.
-¿Con la botana? No me vayas a servir nada con cola.
-Es un lío con ellos ahí.
-¿Se dejaron venir los gatos?
-No, pero ando traumado, veo ratones por todos lados. Anoche creí ver uno junto a la puerta de mi cuarto, uno grandote, y al día siguiente, ya con luz, descubrí que era un montón de basura que no tenía nada de forma ratonil.

Jorge salió para atender a otros clientes. El Sr. Sagaz se quedó pensando en las cosas que de noche parecen otras, que parecen cosas vivas, cosas con cola. Volteó hacia donde Alex Movies daba cuenta de la tercera Indio de la noche.

-De niño dormía junto a la bodega de cachivaches de mi papá, sólo una cortina me separaba de los cachivaches. Una noche me pasó algo parecido a lo del ratón-basura de Jorge: no podía dormir porque estaba seguro de que la sombra que se proyectaba sobre la cortina era la de un dinosaurio bebé.

Alex se la curó.

-¿Cuándo despertaste el dinosaurio todavía estaba ahí?

-Nup. Sólo botes y trapos

No hay comentarios.: