4/19/2005

filosofitos

1. Corrijo en parte mi opinión de los filosofitos: mañana miércoles harán un foro en la facultad (ponencias, mesas de trabajo, música). Esos aquelarres estudiantiles nunca han sido para echar tiros, pero era más triste que no los hicieran y sólo se plantaran en la Macro a acusar a "la tecnocracia y las ideologías extranjeras".

2. No es que no vea cómo se ha disparado, en la universidad y la ciudad, la tendencia hacia la tecnificación y la especialización. Está pasando en todas partes desde hace décadas, incluso podemos tenernos por rezagados. El gurú de los administradores, Peter Drucker, lo admitía sin pudor: en los tiempos que vienen cambiará nuestro concepto de una persona educada, no tendrá nada que ver con los conocimientos generales de las humanidades, educado será el que posea conocimientos altamente especializados y se inserte en una organización que lo sepa aprovechar. Punto.

Nos gustaría pensar que el tipo lo decía como una recomendación, como un programa a seguir, pero lo hace con las cifras en la mano: qué áreas están creciendo, cuáles quedan rezagadas. Hace indicaciones de cómo sacar más provecho a los días por venir, nunca duda que esos días serán como los describe.

3. Es una tendencia mundial. ¿Qué hacemos? ¿Rasgarnos las vestiduras? ¿Acusar a las autoridades locales de venderse al modelo internacional? ¿Hacerlos responsables de la muerte de las humanidades y las artes? Los nuevos modelos siempre llegan con su sistema de compensaciones, por algo son atractivos: implican nuevas comodidades y un aumento en el bienestar material. Y si no se cumplen esas promesas a todos, se conseguirá por lo menos que todos las deseen. La gran mayoría querrá insertarse en el nuevo modelo, el de la especialización a ultranza, y desde él no verán motivos para que los estados y las instituciones gasten en espacios para el viejo modelo.

4. En el siglo XX Occidente se laicizó, ahora intentará librarse de toda forma de espiritualidad, de cualquier conocimiento o creación estética que pretenda generalidad o esencialismo.

5. Los combates aislados en contra del nuevo modelo no lo harán desaparecer. Cuando cuestioné la utilidad de las protestas y las marchas se me dijo que no interesan los resultados, que es por la satisfacción personal de no doblegarse. Entiendo que ese tipo de satisfacción es posible (aunque me es imposible compartirlo), pero si se está aceptando que detener el nuevo modelo no es lo prioritario (de hecho no es posible), podríamos dejarnos de simulacros e invertir fuerzas en entenderlo y buscar la forma de actuar dentro de él.

6. Como siempre, no a todos interesarán las humanidades. Como siempre, habrá espacios en los que sean pertinentes, y no sólo de manera instrumental. Comodidad no es sinónimo de felicidad o estabilidad emocional, menos de saber.

Hace como un año me contaron la siguiente anécdota: a un novelista le preguntaron para qué sirve la literatura. "Obviamente no te quita el frío, pero sí te protege de otros tipos de frío que pueden ser más peligrosos", respondió. Esos otros tipos de frío nunca desaparecerán. De hecho, una sociedad de conocimientos altamente especializados tenderá a hacerlos más frecuentes, a la vez que no podrá darles solución con sus propias armas. Ahí es donde siempre quedará un hueco para los viejos saberes. Lo reconozcan o no. Y éstos siempre tendrán algo que decir.

Nos estamos adaptando, es un entorno inédito. Por favor, menos poses apocalípticas y más intención de funcionar en este nuevo contexto.

...

Es lo que pasa cuando me dejan una hora libre y no traigo nada para entretenerme.

¿Quieren conocer a la hija de Ian Curtis?

1 comentario:

juan ángel dijo...

¿Apocalípticos vs. Integrados?